miércoles, mayo 12, 2021

Neoliberalismo y violencia

Must Read

Anuncia SEPE que ciclo escolar finalizará a distancia

La Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) señaló que las clases a distancia se mantendrán y se evaluará...

Plantean el cambio de adscripción de Flores Toledano en el TSJ, dejaría el Consejo de la Judicatura

Los integrantes del Pleno del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) votarán este martes el cambio de adscripción del magistrado...

Lastiri agradece a los gobiernos federal y estatal por estar en casa; no hay explicación de lo que le sucedió

Esta tarde, el subsecretario de la Sedatu y de la Sedesol en tiempos de Rosario Robles,Juan Carlos Lastiri Quirós,...

Hablar de violencia en nuestro país es incursionar, por un lado, en un submundo donde predominan prácticas perversas y acciones violentas que agobian a la sociedad y, por otro, en la violencia impuesta por el poder cuando pierde consenso y reprime a sus opositores.

Desde Maquiavelo hasta nuestros días, se ha señalado a la violencia como una herramienta para el acceso al poder y conservarlo. En el mundo, la violencia ha venido creciendo exponencialmente desde el siglo pasado: dos guerras mundiales y las agresiones militares a los pueblos de América Latina, África y Asia, lo atestiguan.

En México hemos vivido esta violencia intensamente: la Revolución de 1910, asesinatos de caudillos; de matanzas como en 1968, Aguas Blancas y Acteal, asesinatos de dirigentes campesinos que defienden la tierra; de militantes comunistas y activistas, la innoble guerra sucia y, entrado el siglo XXI, centenas de miles de muertes ocasionados por la guerra de Calderón contra el narcotráfico.

Hace casi cuatro décadas, los tecnócratas, al servicio del poder, iniciaron algo así como la construcción de un Frankenstein que de pronto se les escapó y el país comenzó a vivir una violencia semejante a una película de horror en la cual crecen desmesuradamente negocios como el contrabando de armas, tráfico de personas y el narcotráfico, que han permitido a diversos personajes vinculados a estos negocios llegar a ser secretarios de Estado.

Mientras tanto, los neoliberales que habían prometido “paz y tranquilidad”, hicieron de la administración pública un negocio privado que genera una camada de multimillonarios que, ahora, viven cómodamente en Miami o en exclusivos sitos europeos. A cambio, dejaron un país donde impera la violencia y una economía subterránea de drogas, armas, personas, etcétera, convertidos en aspectos característicos del capitalismo globalizado, en el cual fluye libremente el narcodinero por las arterias de los sistemas financieros mundiales, peculiaridad de la fase actual del capitalismo.

Ahora, estamos escribiendo la historia no con el número de sobrevivientes, sino desde el número de muertos. La vida perdió importancia, pero lo que más encona es el menosprecio hacia la población que solo importa al capital cuando es mercancía. Al capital financiero, le interesa solo la explotación de los trabajadores, el despojo de la riqueza natural, la invasión financiera, el libre mercado, “rápido y furioso”, de armas, drogas y, ahora, de fármacos y vacunas antivirales, eso y más nos ha dejado el neoliberalismo que no debe volver al país.

Ante el capitalismo, a excepción de los dueños del capital, todos somos vulnerables: los jóvenes, las mujeres, los migrantes, los ancianos, los trabajadores de la ciudad y del campo, nadie escapa a las aspas destructoras diseñadas para acentuar que la sociedad solo es el espacio donde se reproduce en capital.

Ahora que nos vengan con el cuento de que el gobierno de López Obrador es el culpable de esta situación y violencia, cuando ellos, los conservadores, históricamente son los responsables de haber soltado las amarras a los peores aspectos del capital.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Anuncia SEPE que ciclo escolar finalizará a distancia

La Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) señaló que las clases a distancia se mantendrán y se evaluará...
- Advertisement -
- Advertisement -